jueves, 4 de noviembre de 2010

Mediadores interculturales y formación

Guillermo Vansteenberghe docente del módulo Sensibilización en el manejo de la diversidad en el marco de la Administración Pública, al interior del Master en Gestión de las Políticas Públicas Migratorias en la Universidad de Alicante nos plantea el interrogante: Cuáles son los colectivos a formar (en orden), en qué, cómo, cuándo y en qué cantidades.

Para responder parto del criterio de que el eje fundamental es la educación.
En ese caso debo formar a la comunidad educativa de la educación formal, la educación no formal y educación informal.
Educación formal: Creadores de políticas educativas, funcionarios del sistema educativo, directivos de instituciones educativas en todos los niveles de formación, maestros, funcionarios institucionales, líderes estudiantiles, estudiantes en general, Padres y madres de familia, personas que hacen las veces de representantes legales de los estudiantes, Líderes políticos, religiosos y civiles de la comunidad en la que está inmersa la entidad educativa.
La educación no formal: Líderes, agremiaciones, asociaciones y miembros de organizaciones de la sociedad civil con base comunitaria y de base internacional, Funcionarios enlace entre instituciones estatales y ONG.
Agentes de políticas públicas: Somos la base comunitaria los llamados a hacer las políticas, de ahí la importancia de la participación en las diferentes áreas de influencia desde las que se puedan crear las políticas.
Promover la convexidad en los barrios entre los diferentes actores sociales y crear una serie de herramientas nuevas, por ejemplo, consejo de sabios, que cubriesen el mayor espectro social posible, para ser representantes para lograr las políticas que el barrio requiere, empoderando apersonas desde su posibilidad de pensarse y hacerse vecino.

Por otra parte nos interroga sobre qué es la Integración
Para definirla parto del criterio de que una explicación (un único verso, un único discurso) no puede ser la explicación del mundo, ya que en el mundo hay tantas explicaciones como seres humanos hay; es decir, el mundo es un multiverso. Oír a otros es la mayor alternativa para conocer, pero asumir otras explicaciones como propias  y validarlas es crecer en el conocimiento.
Por otra parte, como seres emocionales debemos comprender que no a todos los seres las explicaciones y vivencias propias y de los otros les/nos generan amor, rechazo o indiferencia en las mismas condiciones  que a mí me son generadas.
Ellos posibilita tomar Conciencia de sí (como primer agente del proceso educativo y sensibilizador), pero también la conciencia de la existencia del otro como un autentico otro.
Es más importante para lograr la integración partir de los pequeños acuerdos bidireccionales que enfatizar los grandes desacuerdos.
Uno de los problemas que afecta la integración para los latinoamericanos es que dentro del marco de las relaciones sociales se termina generando un discurso diaspórico que elimina el ser, la identidad y las posibilidades de integración del sujeto a entornos en los que se presenta una representación cultural de dominación sobre el que, a pesar de los cambios en el contexto mundial económico y político, no ha podido modificarse del plano encubierto de la cultura iberoamericana.
Si bien la cultura, desde la perspectiva de Patricio Guerrero (2002), es una relación dialéctica que genera el lenguaje entre lo que está en la mente y lo que está en el entorno del sujeto o la sociedad, el plano del intercambio comunicativo entre culturas debería ser un proceso que, cobijado por el marco de la educación y el sentido común, planteara una transformación en la praxis de las representaciones culturales en la sociedad en que se comparte, pero no los mismos modismos ni las mismas formas de producción simbólica que compartidos podrían llevar a la consolidación de un conocimiento verdadero y una socialidad incluyente y globalizada desde el plano de las mediaciones.
No sólo es cuestión de compartir los códigos o los mapas conceptuales propios de la cultura para poder establecer interrelaciones, es importante también educar a la gente desde lo práctico para poder llevar a cabo una comunicación intercultural adecuada; la común-unicación tiene como objetivo principal, el de divulgar la estimación y el orgullo de la propia cultura (y lengua), los conocimientos de las dos culturas participantes, el respeto por ellas; es decir, la apreciación mutua y la disposición al entendimiento.
Integrarse es la capacidad de moverse en las dos culturas y de integrar en la cultura propia lo que según las concepciones y percepciones particulares se percibe como ajeno.
Pueden existir diferentes grados de integración, voluntaria e involuntaria, por ejemplo para lograr la integración afecta la edad, el tiempo de permanencia, el tiempo que se cree se va a permanecer, el nivel de formación o deformación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada